jueves, 27 de noviembre de 2008

Los comerciales más fumados.



Un cliché que Sergio lo convirtió en un aviso, claro, para Sergio todo era posible, gracias Negra.
Clio es un festival de publicidad que se celebra todos los años en Miami y que meses después se muestra al gremio y estudiantes en algún hotel de la capital.
El desarrollo de la idea implicaba una ilustración sobre una foto y que ambas se integraran, era hacer que un hilo de humo  formara la estatuilla de Clio, erán epocas donde había que encontrarle forma a todo, estoy hablando de 1999, las botellas tenian formas de escopeta, los cigarros forma de chimeneas, era la época de sacarle jugo a todo lo que se nos pusiera enfrente, la era de las metáforas gráficas, todabía por ahi sigo viendo esos viejos recursos, supongo que la respuesta a que sobreviban esas tendencias sea porque siguen en buen estado muchas revistas de la época y a las que tienen acceso muchos pseudo publicistas.
La foto del cenicero se compró, se tenía que pedir y tardaba unos 3 días a que llegara, se debía de scanear para poder manipularla digitalmente, con la foto ya en la computadora, sobrepuse una foto del Clio y empesé a dibujarlo, busque muchas referencias de humo de cigarro para entender el movimiento y su consistencia, me costo porque no habían o supongo que no nos podía comprar tabletas de dibujo, imaginense hacer esos trazos con un mouse y de los que tenemos ahora, eran, literalmente unos ladrillos, fue mucho tiempo y pasciencia, mucha observacción y como siempre, prueba y error, pero el gran error que nunca reparé fue la perpectiva, tiempo después lo descubrí, el horizonte de la foto no era el adecuado para una ilustración con un horizonte a 90º. 

1 comentario:

valenzoo dijo...

Me gusta además, cómo usaste todos tus dardos para resolver "pasciencia".

Saludos!