jueves, 4 de diciembre de 2008

Ropa sucia, sucia, sucia.



Una tarde, en visperas de los finados premios XXI el Tomate (Gustavo Alejos) se acercó a mi lugar para hablarme de una idea, creo que la idea tenía que ver con sus alucinaciones sexuales, más que con una orden que le había pasado la fantástica Pebbles.
En lo primero que pensé fue en una pensión, en una luz lateral y nada más, su idea era ropa tirada sobre el piso, sillones, camas, etc. El Tomate me contaba que cada vez que tiraba su camisa sobre la cama, miraba una pareja haciendo el amor, cuando la ponía sobre el sillón ... etc, etc. así es El Tomate.
Al día siguiente le dije al Tomate, rey, creo entender que hay que hacer, hicimos un grupo donde estaba, Jason, Beto, Karla, El Tomate y Miguel Angel.
Lo primero fue ver pornografía con toda tranquilidad, era necesario y nadie nos podía decir algo, era una orden y verla no era otra cosa que pura investigación, se nos pasó otro día y como siempre, se acercaba el día de entrega había que correr.
El segundo paso fue buscar la ropa, fue una tarea difícil porque había que encontrar ropa que dibujara bien el cuerpo, que el color tuviera que ver con la piel, que las mangas fueran largas y abiertas para que nos diera la oportunidad de hacer dobleces simulando las palmas, dedos, etc, el tercer paso fue buscar locaciones, había que encontrar los lugares óptimos que tuviera entradas de luz pero que también contara con elementos donde poner la ropa, el piso era también importante, esto fue a sugerencia de Victor.
En un día hicimos las tres fotos, usamos una cámara Sony, modelo DSC-F505, buena cámara, me enseño mucho y digo mucho porque fue una cámara que me dio la oportunidad de manejar el modo con prioridades en velocidad y diafragma, no me atrevía a hacer fotos en modo manual.
La luz que buscaba era siempre lateral, buscaba contraste, pienso que lo logramos. El equipo seguía siendo improvisado pero nunca fue un tema, hoy lo volvería hacer con esas luces de mecánico que Gregg nos patrocinó, son fabulosas, las recomiendo a todos aquellos que están empezando, son fáciles de cargar, traen pedestales ajustables en altura y lo mejor es que si se te queman, rápido se encuentran repuestos. La post-producción fue sencilla, fue ahi donde Victor me cuestionó la iluminación de los planos, generalmente iluminaba bien los primeros planos, pero los planos de atrás obviamente no salian por la poca luz y asi se quedaban, 
ahí empecé a ponerle más atención a cada toma, la solución fue pura post, hoy entendiendo, después de tanta prueba y error  sobre como usar la luz de ambiente como luz de relleno y de como usarla también de referencia para que la luz artificial no se vea falsa, alguien dirá, que sencillo, pero la frustración de no tener una toma con todos los planos iluminados fue una pesadilla que me dejó mucho, como siempre digo, no hay malo sin su lado bueno ni bueno sin su lado malo.

No hay comentarios: